domingo, 8 de noviembre de 2009

Sindrome de Down: niños en peligro de extinsión (ver artículo completo)

"Andrea y Paula vivieron tan pocos días que ni siquiera pudieron disfrutar de un nombre..." Este reportaje es únicamente un recurso periodístico, una licencia en una historia que ilustra de forma elocuente y dramática la deriva de toda una sociedad. Andrea y Paula eran gemelas y murieron el pasado mes de agosto en el hospital San Paolo de Milán. Nunca llegaron a ver la luz porque su madre acabó con ellas cuando todavía se encontraban en su vientre. Ella sólo pretendía deshacerse de Andrea, a quien los médicos habían diagnosticado síndrome de Down gracias a la amniocentesis, una prueba capaz de detectar alteraciones cromosómicas en el feto. Pero hubo un error: el cirujano inyectó equivocadamente una solución de digoxina en el corazón de Paula, que se había movido dentro del útero hasta ocupar el sitio de su hermana. Cuando la madre supo que la única criatura que sobrevivía en su interior era la que estaba enferma, volvió a pasar por el quirófano.
Es imposible saber cómo hubiese sido Paula: podría haber estudiado Arquitectura o haberse dedicado a la ópera o haberse fugado de casa. En cambio, es factible aventurar cómo habría sido la existencia de Andrea, algo que ni su madre ni
los médicos que la atendieron, según parece, se preocuparon de averiguar. Ése es el principal propósito de estas páginas.

No hay comentarios.: